Deseo O Necesidad

Cuando los deseos se hacen necesarios las necesidades dejan de ser deseables. Confundir deseo y necesidad es como confundir fútil y útil, dos palabras que solo se diferencian por una letra en su escritura pero por muchos hechos en sus vivencias. Los deseos son fruto humano, las necesidades prueba divina, confundirlos es engañarnos. Es bueno tener deseos si estos salen de nuestro corazón, mas si obedecen a nuestra razón pierden su esencia.
Las necesidades de nuestra vida son vergüenzas que acarreamos cuando no sabemos soportarlas y bendiciones de las que gozamos cuando aprendemos a
dominarlas.
Frente al deseo del hombre, la voluntad de Dios, caminos que solo se cruzan cuando el hombre se doblega ante su creador.
El que no sabe ver sus necesidades difícilmente tendrá deseos saludables.
La diferencia entre deseo y necesidad la decide Dios, nosotros solo la vivimos con todas sus consecuencias.

“16 Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. 17 Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.”
1 Juan 2:16-17

“11 No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. 12 Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como
para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. 13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.”
Filipenses 4:11-13

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*
Website