Fariseísmo Moderno

Cuando impera el temor sobre el miedo de Dios, abrimos nuestro corazón al Señor.
Cuando impera el miedo sobre el temor de Dios, cerramos nuestro corazón al Señor.
 No todo lo que reluce es oro, nos pasamos más tiempo a darle brillo a nuestras actitudes que a hacerlas reales profundas y sinceras.
 El fariseísmo moderno tiene sus marcas de identidad, “yo soy el buen cristiano, prueba de ello todo lo humano lo aborrezco, solo obedezco a Dios”, el miedo como vehículo de pastoreo confundiendo miedo y temor.Conocimiento de la palabra como pensamiento uniforme para todos.
 ¿Acaso somos Dios para decidir tales cosas? ¿Acaso el Espíritu Santo nos inspira en la palabra a todos igual?
 Los extremos se unen marcando sus propias flaquezas.
Fariseo y ateo aúnan la misma marca de identidad: pretenden ser más de lo que son y son mucho menos de lo que pretenden.
 El fariseo moderno antepone el orgullo de ser de Dios antes que la humildad de pertenecer a Dios.
 “13 Pero ¡ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres, pues ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que están entrando. 14 ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque devoráis las casas de las viudas, y como pretexto hacéis largas oraciones; por esto recibiréis mayor condenación.15 ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque recorréis mar y tierra para hacer un prosélito y, cuando lo conseguís, lo hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros. 16 ¡Ay de vosotros, guías ciegos! que decís: “Si alguien jura por el templo, no es nada; pero si alguien jura por el oro del templo, es deudor”.
Mateo 23: 13-16

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*
Website