La Caridad Humana

“La caridad empieza en nuestra casa y la justicia en casa del vecino. (Charles Dickens 1844)
Es un refrán popular, a menudo utilizado y practicado por aquellos que de tanto quererse a sí mismos no ven más allá de sus barrigas.
El hombre se quiere y culpa, el cristiano quiere y se culpa.
La justicia de Dios no obra en casa ajena mas nuestra alma escudriñará cuando nos llame a su presencia.
“34 Entonces los fariseos, oyendo que había hecho callar a los saduceos, se juntaron a una. 35 Y uno de ellos, intérprete de la ley, preguntó por tentarle, diciendo: 36 Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley? 37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38 Este es el primero y grande mandamiento. 39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. 40 De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.”
Mateo 22:34-40

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*
Website