Los Hijos

Tus Hijos no son tus hijos, son un regalo de Nuestro Creador.
No vienen de ti sino a travéz de ti y aunque estén contigo no te pertenecen.
Puedes darles tu amor, pero no tus pensamientos Puedes abrigar sus cuerpos pero no sus almas.
Puedes esforzarte en ser como ellos, pero no procures hacerlos semejante a ti porque la vida no retrocede ni se detiene en el ayer.
Tu eres el arco del cual tus hijos como flechas son lanzados.
Procura siempre que la inclinación en tu mano de arqueo sea para una buena guía.
Dios te Bendiga Siempre !!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*
Website