Memoria

La memoria es lo último que se adquiere y lo primero que se pierde, mas como la experiencia solo trabajándola se mantiene. Nunca digas jamás si quieres más que nunca que no pase nunca más, esta es la clave de la memoria del pasado. La corruptela mental deforma la memoria para transformarla en propaganda, secuelas del pasado para televisiones “baratas”. Cuando me acuerdo de aquello que me olvidé me olvido de aquello que me acordé, ¿o era lo contrario?, ya no me acuerdo. La memoria es la mejor parte de la experiencia, se transforma en madurez para el sabio y se esfuma en estupidez para el necio. No descuidemos aquello que nos han enseñado si no queremos que nuestros errores nos cobren intereses. La memoria colectiva es aquella  que aúna experiencias, la memoria selectiva es aquella que elige sus prioridades. Lo aprendido, aprendido está si descansa en la memoria, si mora en el olvido nos condena a repetir nuestros errores.
 “23 Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; 24 y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. 25 Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí. 26 Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga.”
1Corintios 11:23-26

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*
Website