NACER DE NUEVO

corazonintegro_mascomojesus

¿De qué sirve nacer de nuevo si es para morir?
Solo aquel que cree en la promesa de Jesús puede nacer de nuevo, los demás están condenados a sobrevivir hasta su muerte.

Cuando una persona ha salvado la vida a pesar de unas circunstancias adversas que la abocaban a una muerte segura como puede ser un accidente, se suele decir que ha vuelto a nacer de nuevo y agradece la suerte que ha tenido. Esa persona ignora, o así lo pretende, que la suerte no existe, que la providencia siempre tiene un propósito, que nuestras vidas solo son nuestras cuando no nos pertenecen porque las hemos entregado a Jesús. Nacer de nuevo es ser conscientes de todas estas circunstancias y motivaciones y hacer que llenen nuestras vidas con un propósito único, el de servir a Jesús a través de sus enseñanzas para recibir la vida eterna.

Nacer de nuevo no es la suerte del creyente, mas sí su compromiso de no volver a morir siendo de este mundo.

Algunos de aquellos que han tuteado la muerte de cerca suelen experimentar un cambio radical en sus vidas haciendo que su escala de valores cambie y se enfoque hacia la esencia y no la existencia. Ese cambio radical es el mismo que experimenta el que nace de nuevo en Jesús, la diferencia está en saber quién nos ha salvado.

No hay más gran condena que la de aquel que naciendo de nuevo, recae en sus pecados. Pues fue consciente de su oportunidad y la desaprovechó.

Debemos agradecer a Dios cada día de nuestra vida como un regalo divino y una oportunidad más de nacer de nuevo para servirle y amarle con todo nuestro corazón.

El ser humano goza de la posibilidad de nacer de nuevo pero también de una certeza: que solo hay una muerte

No todos, para Él vivimos y menos, para Él morimos. Solo su Gracia y el sacrificio de Jesús en la cruz nos brindan esta oportunidad, la que nos hará nacer de nuevo para la eternidad. Amen.

22 En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está corrompido por los deseos engañosos, 23 renovaos en el espíritu de vuestra mente, 24 y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. (Efesios 4:22-24)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*
Website