Pasado, Presente y Futuro

1) Pasado: Nada podemos hacer sobre aquello que fue, mas guardar sus enseñanzas. Aquel que, en el presente, intenta resolver su pasado se niega un futuro. El pasado es como las huellas de los pasos del peregrino, duran lo que tarda el viento en llevárselas. De nada sirve contemplarlas no sea que tropecemos o perdamos nuestro rumbo. El paso pasa dejando paso a otro paso que también pasará. Esta es la senda del peregrino que, paso a paso, de camino pasado a camino futuro irá. “Nunca digas: ¿Cuál es la causa de que los tiempos pasados fueron mejores que estos? Porque nunca de esto preguntarás con sabiduría.”Eclesiastés 7:10

2) Presente: Estamos tan ocupados en nuestro presente que, a menudo, ignoramos sus enseñanzas. Aquel que solo vive en y para el presente se perderá en él. El presente es como el aire que respira el peregrino, siempre está por más y más que pase el tiempo. De nada sirve respirar más de lo debido, no por ello viviremos más y mejor. El presente es como el aire, está en todas partes dando vida con razón. De nada sirve querer más aire del que somos capaces de respirar no vaya a ser que su exceso turbe nuestro corazón. El aire presencia el presente allá donde esté el peregrino. Es el motor, el propósito, es nuestro Señor quien alimenta su camino. “Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.”Romanos 8:18

3) Futuro: Todos hacemos planes de futuro pero el único plan que se cumplirá es el de Dios. El que vive para el futuro obvia el presente intentando escapar del pasado. El futuro es como es un desconocido que anhelas encontrar, te lo imaginas y te preparas para la cita. De nada sirve buscarlo desesperadamente porque por más que lo busques es él quien te encontrará. El desconocido tiene cita con el peregrino en su camino. Más solo Dios es guía y protector para que ambos encuentren su destino. “En el día del bien goza del bien, y en el día de la adversidad, reflexiona. Dios hizo tanto el uno como el otro, a fin de que el hombre no sepa qué trae el futuro.” Eclesiastés 7:14

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*
Website