Valores

Hay que tener valor para tener valores, lo dijo un insensato en un atisbo de lucidez. Dime cuáles son tus valores y te diré cuanto vales o cuanto cuestas.
 El crédito de nuestro valor es inversamente proporcional al valor de nuestro crédito porque si bien casi todo se puede comprar con dinero en este mundo, no hay moneda de cambio que pague la valentía de la superación. La ejemplaridad del valor está en las causas que lo provocan, nunca en sus efectos, no vaya a ser que nos vanagloriemos indebidamente. El que tiene valores tiene poco que perder y mucho que ganar, el que tiene dinero poco que ganar y mucho que perder, que pena confundamos a menudo los valores con el dinero.
 Los valores son ejemplarizantes mas no todos son extrapolables, cada uno tiene los suyos y algunos son los de todos. Una sociedad sana comparte más valores comunes que individuales, una sociedad decadente, como la nuestra, enfatiza más los individuales que los comunes. Las batallas contra la muerte se ganan con valores fuente de vida. Perseverancia, abnegación, sufrimiento, esperanza son las armas de la victoria, tan discretas como eficaces, tan sutiles como poderosas. Pero la más importante es la aceptación porque nos permite caminar hacia una vida renovada o una muerte digna que solo es un pasito más de nuestra nueva vida. Si dudas mira la vida de Jesús es el mejor ejemplo a seguir. La debilidad del valor está en la tentación, su fuerza en la obediencia a nuestro Padre.
 “1Jehová es mi pastor; nada me faltará
2 En lugares de delicados pastos me
hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará.
3 Confortará mi alma;
Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.
4 Aunque ande en
valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo;
Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.
5 Aderezas mesa delante de mí en
presencia de mis angustiadores; Unges mi cabeza con aceite; mi copa está
rebosando.
6 Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los
días de mi vida, Y en la casa de Jehová moraré por largos días.”
Salmo 23

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*
Website